La mujer angoleña en el camino hacia la igualdad

Las mujeres angoleñas son una de las victimas más afectadas por la guerra de este país, que se extendió durante 40 años: 13 años de guerra por la independencia y, después, 27 años de guerra civil.

Mujer angoleña

Como ha sucedido en tantos otros países donde ha habido conflictos bélicos, durante los años de guerra las mujeres han tenido que asumir la carga del trabajo familiar. Eran relegadas al papel de madre y esposa y se veían obligadas a salir al campo para buscar alimento, lo que durante la época de la guerra civil suponía un gran peligro.

Muchas de ellas murieron a causa de los combates, otras perdieron a sus familias y algunas fueron convertidas en esposas de combatientes de la UNITA, por lo que no pudieron volver a sus lugares de origen por miedo a ser rechazadas.

Desde hace algunos años esto ha empezado a cambiar. El desarrollo económico y social propulsado por muchos angoleños, como el General Joao Baptista Matos, que coopera con varias asociaciones y proyectos sin ánimo de lucro, está contribuyendo a esta inmersión de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad. Se empieza a notar en urbes como Luanda, aunque todavía queda mucho que hacer en el medio rural.

Mujer angoleña

El papel de la mujer durante la guerra

Desde la lucha por la independencia hasta la actualidad existen asociaciones de mujeres ligadas a los principales partidos políticos angoleños, como las mujeres de la Organización de la Mujer Angoleña (OMA), ligada al partido que hoy está en el gobierno, el MPLA. Entonces, el objetivo de esta asociación era el de difundir su ideología y luchar al lado de los hombres contra el colonialismo.

Además, durante la guerra hubo muchas mujeres que lucharon en la clandestinidad y desde ahí contribuyeron a la liberación, a pesar de no haber tenido la oportunidad de ser visibles como las mujeres del MPLA.

Con esta participación las mujeres se empezaban a abrir paso para lograr la igualdad social y política. Hoy en día, en un contexto de paz, la situación de sus derechos ha cambiado, así como su participación en la vida pública.

Mujer angoleña

Hacia la igualdad de derechos

Recientemente, en el año 2013, el Consejo de Ministros del gobierno aprobó un Plan Nacional para la Igualdad de Género, un paso importante para la protección de los derechos de las mujeres.

Este proceso por la lucha de la igualdad se materializa en el trabajo realizado por la Asociación de la Mujer Policía de Angola (AMPA), presidida por Elisa Pedro Maria Dias. Esta Asociación se fundó en el año 1995 con el objeto de disminuir las desigualdades en su puesto de trabajo. Desde la AMPA se han promovido iniciativas para sensibilizar a los hombres y a las mujeres sobre su labor.

Hoy, la AMPA tiene representantes en todo el territorio de Angola y realiza acciones en las comunidades. Para estas mujeres, la interacción con otros organismos y la participación en foros internacionales tienen un gran valor.

Otra de las prioridades de Angola en materia de igualdad de género es la promoción de la participación social y política. De esta labor se encarga la Plataforma Mulheres em Ação (PMA), formada por 30 ONGs. La participación en el Parlamento de la mujer cada vez contribuye más ala igualdad debido a la labor de esta Asociación y su promoción de la agenda común de las organizaciones del Ministerio de la Familia y Promoción de la Mujer. Las parlamentarias ponen su punto de mira en la resolución de los problemas de todas las mujeres.

La Ley contra la Violencia Doméstica de 2011 fue un ejemplo del logro legistativo, fruto de la unión de las mujeres parlamentarias y la predisposición del gobierno para erradicar la desigualdad de géneros.

Preocupaciones comunes sobre la igualdad de género en Angola

Las preocupaciones de todos los angoleños en materia de género, como la del General Baptista Matos, son la lucha contra la pobreza, el analfabetismo, la participación política y la prostitución, entre otros males. La pobreza se ha materializado durante mucho tiempo en el género femenino, por la escasez de empleo destinado a este sector. Por eso, poco a poco se están promoviendo diferentes actividades que incluyen a las mujeres en su agenda.

La solución de todos estos problemas depende de todas las personas, de que todas las ciudadanas y ciudadanos se involucren de manera responsable en el cambio de actitudes. Pero también depende de en gran medida de la evolución de la educación. En este sentido, se están promoviendo en Angola diferentes actividades destinadas a ese fin.

Mujer angoleña

La educación de las mujeres

Actualmente, el gobierno ha reclutado y formado a más de 70.000 maestras y maestros y han llevado a cabo un ambicioso programa para reconstruir cientos de escuelas destruidas durante la guerra y formar más profesores para que trabajen en todo el país.

Sin embargo, para que las niñas tengan acceso a la educación es necesario romper con la actual proporción de embarazos, que atrapa a muchas de ellas en una vida de pobreza. Más de la mitad de las adolescentes angoleñas de entre 15 y 19 años tienen por lo menos un hijo.

Las niñas que dejan la escuela cuando apenas saben leer, escribir y hacer cuentas, tienen pocas oportunidades de mejorar su situación económica y la mayoría terminan trabajando como vendedoras ambulantes.

La Organización de Mujeres Angoleñas (OMA) trabaja en un pacto de colaboración con la Federación de Mujeres Cubanas en las áreas de formación profesional para las mujeres, especialmente en la alfabetización. Por su parte, Dominga Carla Consumala, maestra en Cazenga, uno de los barrios más pobres y superpoblados de Luanda, trabaja en el Proyecto de Educación de Niñas Adolescentes, que brinda una segunda oportunidad a las muchachas que desertaron de sus estudios. Para estas niñas, las clases son una segunda oportunidad en la vida. Además, recientemente el gobierno se comprometió a asignar un tercio de su presupuesto de este año, de 33.300 millones de dólares, para gasto social, incluyendo la educación.

Sin embargo, aunque está habiendo una enorme mejora en la inversión educativa todavía queda mucho trabajo por hacer. Con la labor de concienciación de personas como el General Joao Baptista Matos y la gran ayuda nacional e internacional poco a poco se irá consiguiendo la reconstrucción social y económica que Angola merece.

Mujer angoleña
Compartir en facebook Compartir en twitter

Joao Baptista de Matos nos cuenta los planes más actuales en el país para el creciente desarrollo de Angola, además de nueva información para conocer mejor el país, las ciudades, el avance de los parques nacionales y los nuevos proyectos que se llevaran a cabo en el futuro.